Estados de Concentración Alpha, Beta, Theta y Delta

Las ondas cerebrales Beta, Alpha, Theta y Delta son grupos de ondas que se miden por su frecuencia y amplitud de la onda, las cuales están asociadas a distintos tipos de estados de concentración estudiados por las Neurociencias.

Las Ondas Beta o llamadas beta-consciencia son las más comunes en nuestras horas de vigilia, dominan cuando estamos despiertos. Se asocian a la atención enfocada y el pensamiento activo vuelto hacia el exterior.

Las ondas beta oscilan normalmente entre los 12 y 28 Hz, pudiendo llegar a los 30 Hz. Cuando la frecuencia sobrepasa los 30 Hz, es peligroso porque puede provocar convulsiones (lo que decía que pasa con los epilepticos), pero tambien otro tipo de sensaciones, sensaciones que los epilepticos describen como misticas, que se les suele denominar “auras” cuando sienten que les vendrá un ataque epileptico. Por otra parte, otro tipo de crisis epileptica son los falsos recuerdos, o deja vu, que para los científicos vendrían siendo aberraciones de la memoria causadas en este caso por lo de las ondas, pero hay más causas y muchas de ellas aún son discutidas por los neurocientificos. Ocupan esto mismo para explicar las sensaciones de precognicion y clarividencia.

Las Ondas Alfa son más tranquilas. Reflejan estados internos de lucidez relajada conocidos como “estados internamente enfocados”. La mayoría de la gente las produce cuando cierra sus ojos y se relaja, pero no es fácil mantener este estado de forma consciente. Este tipo de onda es el que se da en Meditaciones.

Las Ondas Theta se asocian a la somnolencia y, a menudo, están acompañadas por imaginería hipnagógica como la de los sueños.

Las Ondas Delta tienen que ver con en el sueño profundo, sin ensueños.

Estados de Concentración | El EEG y el Sueño

El análisis electrofisiológico ha sido fundamental para definir y caracterizar diversas etapas durante el dormir, el soñar y la vigilia. Ubicando electrodos en la superficie del cuerpo y en posiciones bien definidas se puede conocer la actividad eléctrica del cerebro, del encéfalo (electroencefalograma o EEG), la de los músculos oculares (electro-oculograma o EOG), la de los músculos esqueléticos del cuerpo o electromiograma (EMG).

EEG y el Sueño

La actividad eléctrica del encéfalo corrientemente se le identifica con la actividad eléctrica cerebral. Se le registra en sujetos adultos en estado relajado, con los ojos cerrados. Se ubica un electrodo llamado activo, que se puede fijar en diferentes regiones del cráneo, y otro de referencia, por ejemplo en el pabellón de la oreja. Se agrega un tercer electrodo, el electrodo de tierra por estar conectado a tierra, que se coloca, por ejemplo, en el mentón y que permite eliminar corrientes expureas y mejorar el registro del electrodo activo. Todos estos electrodos se conectan a un sistema de preamplificación y de registro que permiten ver ondas eléctricas aisladas o conjuntos (trenes) de ellas. En reposo se distinguen los siguientes ritmos:

  • Ondas alfa (a): 8-13 Hz de frecuencia y de alrededor de 50 mV de amplitud.
  • Ondas beta (b): 14-30 Hz y de amplitud muy baja.
  • Ondas delta (d): 4-8 Hz y de amplitud muy baja.
  • Ondas gama (g): frecuencia menor a 3 Hz y de amplitud muy baja.

La etapa de entrada al estado de sueño o de dormir se le designa también etapa I y se le considera como un límite entre el estado de vigilia y el dormir. En esta etapa predomina el ritmo a el cual tiende a enlentecerse y a mostrar la presencia de ondas llamadas teta que son de mayor amplitud. Los movimientos oculares son lentos y el tono muscular desciende. La fase I es de corta duración y ocupa alrededor de 3-5% del dormir.

La etapa II es de dormir ligero pero de ondas lentas y el EEG es irregular, 2-7 Hz, presenta espigas de ondas (grupos de frecuencias de más o menos 7 Hz) y/o los llamados complejos K, que son ondas lentas bifásicas. El tonus muscular es bajo y las funciones vegetativas son bajas pero regulares.

En los estados III y IV, el sueño se hace lento y profundo. Se les considera etapas muy importantes desde el punto de vista funcional. Las ondas del EEG son muy lentas y predominan las ondas d o g.

El estado V, presenta un EEG muy rápido con ondas de alta frecuencia y baja amplitud. Hay movimientos oculares rápidos pero el tono muscular esta abolido.

Las Ondas cerebrales se miden en Hertz, por su frecuencia, es decir, en los ciclos dados por segundo. Tambien se mide la amplitud de estas. Por ejemplo en una Meditación profunda, se observan ondas alpha ampliada.

Movimiento Ocular Rápido

Respecto a la relación entre la Fase MOR (Mov. Ocular Rápido) o REM (en inglés) y el desdoblamiento no están claras, pero es interesante. Veamos que sucede en la Fase MOR: Es la fase del sueño profundo, que se caracteriza por la atonía muscular y por los sueños en forma de narraciones, en esta fase ocurren además las pesadillas. Se asocia con las Ondas Theta de baja amplitud y destellos de Ondas Beta.

Se han hecho estudios con personas que dicen que se pueden desdoblar, y sus EEG no han mostrado nada nuevo, o nada más allá de lo que muestran los estudios en maestros tibetanos o budistas cuando meditan: Ondas Beta Ampliadas. Sin embargo aún está la interrogante. Además es más complejo de lo que parece. Por ejemplo, las personas epilepticas sufren un “ataque” cuando hay un exceso en la frecuencia de Ondas Beta, pero antes del ataque sufren sintomas relacionados con el desdoblamiento, sientes que vuelan, o que están en dos partes a la vez, se sienten “etereos”.

Para medirlas se usa el EEG, ya que es un exámen que mide exactamente eso, ondas cerebrales a través de electrodos (unos 20 aprox) que se ubican en la cabeza y se conectan a un amplificador y a una máquina de registro.

La Frecuencia (número de repeticiones/cilos por unidad de tiempo) es inversamente proporcional al Período (tiempo transcurrido entre dos crestas o valles sucesivos).

Fuente: Traducido y extractado por Carmen Bustos de Willian Johnston.- Silent Music. Harper & Row, Publishers. Publicado por revista Alcione, N°1

Comentarios